16 de diciembre de 2021

Noticias del mercado

¿Es Apple el nuevo activo de refugio seguro?

Dado que el mundo está experimentando un gran nivel de malestar e inestabilidad, ya ni siquiera los activos de refugio seguro tradicionales parecen fiables. El oro está cayendo y el dólar estadounidense sufre la presión de las altas tasas de inflación, por lo que los activos de refugio seguro más solicitados ya no cumplen con su cometido como lo harían normalmente. Por otra parte, las acciones de Apple se han disparado desde marzo de 2020, cuando el mundo aún estaba tratando de lidiar con la pandemia de COVID-19. La capitalización de mercado de Apple asciende ahora a 2,97 billones de dólares, lo que la convierte en la empresa más valiosa del mundo y, dentro de unos días, quizás en la primera que supere el límite de los 3 billones de dólares. ¿Es Apple un nuevo activo de refugio seguro en ciernes? ¿Será un activo seguro que además tienda a batir sistemáticamente al mercado y a ofrecer protección contra la inflación?

El rendimiento de Apple en 2021 

Las acciones de Apple sin duda han tenido un año estelar, pues han subido más del 40 % en lo que va de año y van a la cabeza de las acciones tecnológicas aun con las inquietudes relativas a la pandemia y a la inflación. Ahora mismo, las acciones cotizan cerca de los 180 dólares, lo que significa que la meta de los 3 billones de dólares queda a unos pocos dólares más por acción; es más, los analistas afirman que el precio objetivo de 200 dólares podría ser incluso demasiado conservador para Apple en 2022. De hecho, solo en este último mes, las acciones de la empresa han aumentado un 20 %. No se pueden comparar churras con merinas, pero durante este período el Nasdaq y el S&P 500 han aumentado un 0,20 % y un 0,19 % respectivamente, mientras que el oro (XAUUSD) ha caído un 4 %. Tanto si adora a Apple como si lo detesta, no se puede negar que su rendimiento de estos últimos años ha sido, cuando menos, excepcional y que solo unas pocas empresas similares pueden soñar con igualarla. Microsoft le ha seguido de cerca en una etapa más temprana del año, debido a las ineludibles perturbaciones en la cadena de suministro sufridas en el sector de los componentes electrónicos. Sin embargo, Apple la ha dejado atrás en cada paso del camino, convirtiéndose así en la primera empresa en apuntarse el mérito de 1 billón de dólares y también la primera en alcanzar los 2 billones de dólares, y ahora... bueno, ya ha quedado claro. Los últimos datos financieros de Apple muestran unas ganancias de 1,24 dólares por acción en el cuarto trimestre de 2021 y unos ingresos que superan los 80 mil millones de dólares, es decir, una mejora de casi el 30 % con respecto al año anterior.

¿Es Apple el nuevo activo de refugio seguro? 

A nadie le gusta la alta inflación. Cuando la inflación está descontrolada, las empresas han de lidiar con costes de préstamo más altos, así como con costes laborales e industriales más elevados, que tendrán que absorber o trasladar a los clientes. Sobra decir que Apple no tiene mucho de lo que preocuparse a este respecto, ya que el estatus de lujo de sus productos y el sólido ecosistema de sus aplicaciones y dispositivos cubren la mayor parte del mercado, así como los precios de los proveedores. Es más, en cualquier caso, una subida en los precios de la oferta de Apple solo serviría para acentuar su estatus como producto prémium entre sus fieles seguidores. Esta empresa innova constantemente en el hardware de alto nivel y su chip M1 patentado basado en ARM, que fue lanzado en noviembre de 2020 (en un intento por reducir la dependencia de la empresa de chips de terceros), ha catapultado aún más lejos las ventas y la confianza en la marca gracias a su sorprendente rendimiento y eficiencia. La demanda del hardware de Apple (como los iPhones, iPads y iMacs) se ha incrementado aún más debido a los confinamientos, y sus servicios (como, por ejemplo, Apple TV+) cuentan con cientos de millones de suscriptores nuevos cada año. Así pues, Apple no solo ha demostrado ser sumamente rentable y constante durante uno de los períodos más volátiles para los mercados financieros, sino también ser una de las acciones tecnológicas más prometedoras en las que invertir en el mundo pospandemia y mucho más allá.

Potencial alcista 

Los inversores que buscan activos con una mayor resistencia a la inflación y con rendimientos potencialmente mayores harían bien en mantener a Apple en el punto de mira de sus listas de seguimiento. Su rendimiento de los últimos cinco años ha demostrado que se desenvuelve mucho mejor que el oro durante períodos de incertidumbre, a la par que ofrece una relativa seguridad contra la inflación. Además, la tendencia alcista de Apple prácticamente no tiene límites, pues se espera que la empresa anuncie sus próximos planes con respecto a los vehículos eléctricos y proyectos de conducción autónoma, así como sus dispositivos de realidad virtual. No obstante, no debemos olvidar que el rendimiento pasado no es un indicador del éxito futuro. Las acciones de esta empresa podrían superar las expectativas con facilidad y sobrepasar el consenso de los 200 dólares por acción, pero un precio superior a este podría resultar insostenible a corto plazo. Del mismo modo, Apple ha anunciado recientemente que la demanda de su última línea de iPhone ha disminuido, lo que puede achacarse a una serie de factores, tales como la inminente crisis económica, la escasez de suministros, los retrasos en las entregas o la nueva variante ómicron.

Artículos relacionados