9 de febrero de 2022

Criptomonedas

¿Deberías ir en corto con el bitcoin en 2022?

Si hay una regla que los traders minoristas deberían seguir siempre al operar con bitcoin, o con cualquier otro mercado, es simplemente operar con la tendencia. Sin embargo, operar con la tendencia y ser capaz de identificarla son dos cosas diferentes, en especial cuando se opera con un activo altamente volátil como los pares de criptomonedas. 

A pesar de la alta volatilidad de las criptomonedas, no obstante, el bitcoin y la industria de las criptomonedas han conseguido imponer una nueva perspectiva sobre el sistema financiero mundial y el futuro del dinero. Y estar corto de bitcoin parecería estar fuera de lugar, en especial con el actual contexto inflacionario, al menos a largo plazo.

Por lo tanto, si bien nadie puede predecir con exactitud los precios de las criptomonedas, los analistas esperan que el bitcoin y otras criptomonedas continúen su trayectoria ascendente. 

De la infamia a la aceptación generalizada

Los escépticos y detractores del bitcoin han criticado la criptomoneda desde su creación, y su asociación con los negocios en la dark web tampoco ha ayudado. También está la cuestión de la extrema volatilidad. Después de todo, invertir el dinero que se gana con esfuerzo en un activo tan volátil no tiene sentido, por muy tolerante al riesgo que sea el inversor. 

Pero, a pesar de estos problemas, el bitcoin ha generado una revolución financiera y cultural. Los titulares hablan de criptomonedas, DeFi (finanzas descentralizadas) y NFT, mientras que las comunidades en línea dedicadas a la inversión y las finanzas personales están en auge. En general, nunca ha habido tanto interés en el trading de criptomonedas por parte del público.

Las criptomonedas también han conseguido ganar mucha legitimidad, ya que algunas empresas de renombre han agregado alguna forma de pago con las mismas en sus plataformas. 

Además de su legitimidad, los gobiernos de El Salvador y la India han tomado medidas para regular y gravar las transacciones de criptomonedas. Por otra parte, mientras que China prohibió recientemente las operaciones y la minería de criptomonedas en su totalidad, su banco central ha lanzado su propia versión de una criptomoneda, el renminbi digital, que se ha convertido en la primera moneda digital nacional. 

Operar bitcoin con CFD

A pesar de esta creciente legitimidad, la notoria volatilidad de las criptomonedas continúa. Tener bitcoin significa que asumes el golpe cuando el mercado se desploma. Pero elegir especular sobre los movimientos del bitcoin con CFD ofrece la oportunidad de operar incluso cuando los precios están cayendo. 

Los CFD (contratos por diferencia) son activos derivados que siguen los movimientos del instrumento en cuestión. Están disponibles para una amplia gama de instrumentos, incluidas las criptomonedas, así como las acciones, las materias primas y las divisas fiduciarias.

Operar con un CFD significa que puedes beneficiarte de los movimientos del precio del activo en cuestión sin tenerlo. Esto permite a los traders obtener beneficios incluso cuando el mercado está en una tendencia a la baja, al operar en corto o vender su CFD. 

Sin embargo, una de las mayores ventajas de operar con CFD es que se operan con margen. Los traders pueden aprovechar el margen para abrir posiciones varias veces superiores a su inversión inicial y disfrutar de mayores rendimientos. Por supuesto, operar con margen también aumenta la exposición al riesgo, y por eso una estrategia de gestión del riesgo debería ser una prioridad para los traders de CFD.

La exposición total comparada con el margen requerido para cada CFD también se conoce como relación de apalancamiento. Por ejemplo, operar con bitcoin con una relación de apalancamiento de 1:5 permite a los operadores comprar o vender 5000 USD en bitcoin con solo 1000 USD en su cuenta.

Los clientes de Exness han estado disfrutando de un apalancamiento de 1:200 a través de una gran variedad de pares de criptomonedas y recientemente el bróker también ha aumentado el apalancamiento para bitcoin y ethereum a 1:400. 

¿Deberían los traders operar en corto con el bitcoin o empezar a prepararse para otra subida?

En cuanto al pronóstico para los mercados, es cierto que el bitcoin es muy volátil. Pero si damos un paso atrás y miramos el panorama general, la volatilidad se convierte sobre todo en un asunto a corto plazo. Y como cualquier otro mercado, el bitcoin disfruta de ciclos de apreciación y depreciación. 

Por ejemplo, si observamos el plazo anual, podemos ver que los precios siguen operando en el mismo rango que el año anterior. En el momento de escribir este artículo, el BTCUSD ronda entre los 44 000 y los 41 000 USD, mientras que el 16 de febrero, hace exactamente un año, seguía negociándose cerca de los 45 000 USD.  

Esto no significa que la historia se repita, pero se puede argumentar que la volatilidad se convierte en un problema en plazos más cortos, de forma similar a cualquier otro activo.    

A diferencia de las monedas fiduciarias, el bitcoin es finito —nunca habrá más de 21 millones de bitcoins en existencia— y el 90 % de la oferta total máxima de bitcoin ya ha sido minada. Mientras que las monedas de las principales economías y, sobre todo, el dólar estadounidense están luchando con tasas de inflación récord, bitcoin nunca superará este estricto límite de 21 millones. Por lo tanto, las leyes de la oferta y la demanda exigen que los precios suban. 

En pocas palabras, mientras el bitcoin tenga una gran demanda, su precio en el escenario mundial subirá debido a su limitada disponibilidad. Por supuesto, se desconoce en gran medida si el bitcoin seguirá en demanda, pero las criptomonedas se han utilizado como depósito de valor desde su creación y es probable que esto siga así, en contra de la opinión de los analistas financieros. 

Dicho esto, es importante tener en cuenta que es probable que la volatilidad siga dominando los mercados de criptomonedas en el futuro inmediato. Los analistas de JPMorgan sostienen que el bitcoin ya está sobrevalorado y sitúan su valor justo en 38 000 USD.  

Además, la subida de las tasas de interés propuesta por la Reserva Federal de EE. UU. probablemente fortalecerá el dólar estadounidense, lo que a su vez presionará tanto a los mercados de materias primas como a los de criptomonedas.

Reflexiones finales

Aunque la venta en corto de bitcoin puede ser una estrategia viable a corto plazo, el panorama general apunta a una tendencia alcista a medida que fluye más dinero en el mercado por parte de los inversores minoristas e institucionales. 

Operar con bitcoin y otras criptomonedas es un reto para los traders minoristas que se centran en estrategias de operación a corto plazo. Estas tienden a ser de alto riesgo y alta recompensa, y una de las razones por las que operar con criptomonedas se ha vuelto tan popular.

Las reglas de gestión del riesgo deben ser la base de cualquier estrategia con resultados consistentes a largo plazo, en especial para las operaciones con bitcoin debido a la extrema volatilidad y la exposición al riesgo a la baja.

Artículos relacionados