9 de enero de 2022

Análisis de mercado

¿Cómo afectarán unos tipos de interés más altos a los mercados financieros mundiales?

Desde que la pandemia comenzó e interrumpió el flujo de bienes, servicios y de la economía en su conjunto, gran parte de la mitigación provista por los gobiernos y responsables políticos ha venido de la mano de la expansión cuantitativa y de tipos de interés más bajos.

No obstante, ahora que la inflación está alcanzando niveles críticos al subir un 7 % año tras año (lo que supone el nivel más alto al que se ha llegado en las últimas cuatro décadas), todas las miradas se posan en la Reserva Federal, en los inevitables repuntes de los tipos de interés y en el forzoso estrechamiento de los programas de inversión en bonos. 

Por eso, hoy vamos a repasar cómo se espera que reaccionen los mercados financieros en el comienzo de este nuevo año, que nos trae una política monetaria más ajustada y tipos de interés más altos. 

Los pares de divisas

En general, los mercados de divisas son de los primeros en responder a cualquier cambio en las políticas fiscales o monetarias. Es más, esta previsión de subidas en el interés ya ha alterado las tasas de la mayoría de los pares de divisas más importantes. De la misma manera, esta expectativa de que habrá numerosas subidas en el tipo de interés en 2022 ha incrementado el interés en el dólar. 

Generalmente, unos tipos de interés más altos conllevan la subida del valor de la divisa, ya que esta se vuelve más atractiva para los inversores extranjeros que van a la busca y captura de divisas con rendimientos más elevados.

Pero, a pesar de las preocupaciones que ha traído la variante ómicron y la inflación desenfrenada, el dólar sigue predominando sobre todas las demás divisas. Asimismo, algunos analistas han indicado que la reciente bajada del valor del bitcóin ha sido consecuencia de las subidas que se prevén de los tipos de interés.

Si esto resulta ser cierto, las oportunidades de caída podrían impulsar el mercado de las criptomonedas cuando la Reserva Federal anuncie su política de forma oficial. 

El mercado de valores

El mercado de valores pudo presumir de un rendimiento espectacular en 2021 y, a pesar del inminente cambio en la política de la Reserva Federal, los índices estadounidenses están logrando cifras récord.  

Viendo el panorama completo, la presencia de tipos de interés más altos resulta negativa para los precios del mercado bursátil. Unos tipos de interés altos equivalen a costes de préstamo más elevados, lo que implica menos capital para invertir en el crecimiento de la empresa. 

Del mismo modo, los altos tipos de interés también afectan a la clase trabajadora; en especial, a aquellas personas que tengan deudas o hipotecas, pues tendrán que gastar un mayor capital en sus préstamos. De no ser así, ese capital terminaría en el mercado de valores. Por tanto, puede que el interés alto afecte en profundidad al mercado de valores, de forma generalizada. 

Pero, dado que la pandemia sigue repercutiendo en la recuperación de la economía mundial, es crucial que se consiga frenar la inflación. Los expertos afirman que, siempre que las subidas en los tipos de interés no pillen por sorpresa a los inversores, puede esperarse que el mercado se mantenga bastante estable y no cese en su tendencia alcista. 

Aun así, no existe ningún sistema determinado para predecir la respuesta de los mercados. En la situación actual, debido a que vivimos tiempos sin precedentes, podemos esperarnos una remarcada volatilidad. 

Las materias primas

Las materias primas son otro activo sumamente susceptible al rendimiento del dólar. El mercado del oro, al igual que otros metales preciosos, viene determinado por las presiones de la oferta y la demanda.

Los tipos de interés no causan ningún impacto directo en el mercado del oro; sin embargo, dado que el oro tiene una correlación negativa con el dólar estadounidense, resulta lógico suponer que también podría haber algunos ajustes en este mercado. 

Además, si nos fijamos en correcciones históricas anteriores, vemos que los tipos de interés altos han demostrado afectar negativamente al mercado del oro. Las cifras de la primera semana del año lo han corroborado. De hecho, el precio del oro ya se ve encaminado hacia una corrección debido a las noticias de las inminentes subidas. 

Gracias a los inversores que aprovechan la bajada para comprar, todavía se mantiene cierto impulso alcista, pero las previsiones a largo plazo siguen indicando una tendencia bajista. 

Como es probable que el dólar estadounidense se beneficie de las subidas de los tipos de interés, también nos podemos esperar un impacto en el mercado del crudo. Dado que se comercia con barriles de petróleo en dólares estadounidenses, cuando el precio del dólar sube, el precio del petróleo para otros países sube también. 

Esto último supone un cambio importante en la dinámica de la oferta y la demanda. Muchos países en vías de desarrollo, que tienen escasez de fondos, pero son grandes consumidores de petróleo, se aprietan el cinturón en sus presupuestos para este bien. A la larga, esto puede llevar a un bajón de los precios del crudo. 

En resumidas cuentas

La noticia de las subidas de interés ya ha empezado a afectar a los mercados financieros mundiales y, aunque el dólar estadounidense podría beneficiarse de ello con unos tipos de cambio más altos a su favor, puede que otros activos comiencen a perder fuelle.

El mercado bursátil ha experimentado algunas rachas de volatilidad sana y las materias primas han respondido con un bajón. Al parecer, cabe esperar una mayor volatilidad para el mercado de valores, pues los índices han empezado a decaer. Es más, se espera una reacción similar en la mayoría de los pares de divisas más notables, independientemente del dólar estadounidense. 

Todo esto, teniendo en cuenta el comportamiento histórico de estos activos. Sea como sea, con la coyuntura de la pandemia, los inversores deben andarse con ojo frente a la posible obtención de distintos rendimientos. 

Artículos relacionados