3 de diciembre de 2021

Análisis de mercado

Qué esperar del crudo esta semana después del desplome del viernes negro debido a la inquietud sobre un exceso de oferta

En lo que parece estar convirtiéndose en un fenómeno recurrente, la nueva variante del coronavirus vuelve a provocar nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros y, en particular, en los precios del petróleo. 

La última mutación del coronavirus, la variante ómicron, llega justo después de que los líderes de Estados Unidos, China, la India, Japón, el Reino Unido y Corea del Sur se coordinaran para hacer bajar los precios del petróleo mediante la liberación gradual de su reserva estratégica, que asciende a cientos de millones de barriles. 

Esto no sentó bien a la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+), que se han mostrado reacios a seguir aumentando la producción de petróleo mientras los precios sigan gravitando hacia la marca de los 80 USD. Actualmente, la OPEP+ libera unos 400 000 barriles diarios.

Aunque la oferta parece estar aumentando, se prevé que la demanda se estanque debido a las restricciones a los viajes y al suministro, por lo que la principal preocupación es si los inversores pueden esperar un exceso de oferta de petróleo y el consiguiente desplome de los precios del petróleo durante el primer trimestre de 2022. 

Más variantes, más sobresaltos en la demanda

Detrás de las mayores pérdidas del mercado de petróleo este año ha estado la variante delta y ahora la ómicron, aunque en ambos casos el mercado se recuperó con bastante rapidez. 

En agosto, cuando se anunció la variante delta, el crudo Brent y el West Texas Intermediate (WTI) estadounidense cayeron un 8 y un 9 % hasta alcanzar los mínimos de varios meses cerca de 65 y 62 USD respectivamente.

Y, como era de esperar, los temores de ómicron se apoderaron de los inversores de forma muy parecida. El viernes negro, 26 de noviembre de 2021, las dos referencias mundiales del petróleo, el crudo Brent y el WTI, cayeron hasta los 72 y 67 USD, lo que supone una pérdida de más de un 10 %. El lunes siguiente, las aguas se calmaron y recuperaron parte de sus pérdidas.

Los precios del petróleo se han estabilizado en gran medida y cotizan ahora en un rango estrecho. El crudo Brent se ha recuperado hasta los 75,90 USD y el WTI ronda los 71,50 USD. Pero la incertidumbre se mantendrá en el horizonte hasta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) evalúe adecuadamente la transmisibilidad y la mortalidad de la variante ómicron.

La semana por delante

Esta semana promete ser bastante intensa, ya que es muy probable que la ómicron y su impacto en las perspectivas de crecimiento mundial dominen los titulares y generen volatilidad en los mercados de materias primas, así como en sus divisas. 

La OPEP+ también tiene prevista una reunión para debatir los planes de producción este jueves, aunque es probable que la reciente caída les obligue a recortar aún más la producción, ante la amenaza de la demanda de petróleo en los próximos meses.

Las dos principales citas del calendario económico de esta semana son el discurso de Powell en Washington el martes (que reanuda su segundo mandato como presidente de la Reserva Federal) y el informe de empleo en Estados Unidos el viernes.

El aumento de la inflación sigue preocupando a los traders de divisas y de materias primas, y tanto Powell como el informe de las nóminas no agrícolas pueden aportar información sobre las perspectivas y la evolución de la economía en su conjunto. 

Artículos relacionados